Generar crisis.

Hace algunos años en unas conferencias de liderazgo llamo mi atención de sobremanera Mayra Ortega, directora de Lucas 5 quién impartía un tema muy interesante; “Generar crisis“. De inicio mi reacción fue completamente de oposición ante sus palabras, pues se encuentra en contra de mis principios, me quede a escuchar más detalladamente los puntos que sostenía.

Primero lo primero

Stephen Covey, autor de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” plantea en su libro un cuadro muy interesante dónde podemos ubicar casi todos los aspectos de nuestra vida, planteándonos así una clara muestra de “como estamos jugando” y que resultados obtendremos al corto y largo plazo.

Imagina un cuadro y divídelo en 4 sectores o cuadrantes.

1. El primer cuadrante llamado “El cuadrante de la supervivencia” ubica todo lo URGENTE e IMPORTANTE; todo aquello que es importante para tu vida y que requiere tu atención inmediata, por ejemplo;

Asistir al médico por un dolor o al dentista.
Reparar algo que se ha descompuesto y que te es indispensable.
La relación con tu pareja pasa por una discusión y necesitas atenderlo de inmediato.
Un bomberazo en el trabajo que tenía que entregarse para ayer.

2. El segundo cuadrante el del “Liderazgo”, puedes ubicar en él todo lo que es IMPORTANTENO URGENTE pero; que es aquello que requiere planeación o prevención de tu parte, que sabes que es importante para tu vida pero que no es imperativo que lo resuelvas ahora.

El aniversario con tu pareja.
Tiempo con tu familia, tus hijos.
Terminar la tesis.
El proyecto en el que has estado trabajando.
Tu rutina de ejercicios, tu sana alimentación.

3. En el tercer cuadrante es el del “Engaño”, se encuentra aquello que es URGENTE pero NO IMPORTANTE; aquello que parece ser importante por la atención que pretende tomar de ti.

Llamadas telefónicas (de esa persona a quién todo le urge), que sabes que no son importantes.
Reuniones del última hora que no logran ningún propósito.
Chantaje por parte de alguna persona (que sólo busca llamar tu atención)

4. El último y menos importante de los cuadrantes el del “Desperdicio”, dónde ubicaremos lo que NO ES IMPORTANTE, NI URGENTE.

Cualquier distracción.
El messenger, facebook, etc.
Navegar por internet.
Actividades de escape.
Algunas llamadas telefónicas.
El chisme.

Como puedes ver, casi todos los aspectos de tu vida puedes ubicarlos en alguno de los cuadrantes, ubicarlos no significa bueno ni malo, sino la razón por la cuál se encuentran ahí es donde puedes encontrar alguna clave que te ayude a identificar algunos aspectos de tu personalidad, porque haces tal o cual cosa y cómo corregirlo si quieres.

Por ejemplo, un diente en mal estado al principio puede aparentar no ser urgente, es importante lo sabes, pero ahora mismo no duele, así que esperas, permites que se traslade del recuadro de “LO IMPORTANTE Y NO URGENTE” al recuadro de lo “URGENTE E IMPORTANTE“, es entonces cuando de verdad te duele y le pones toda tu atención.

Así, algunas de las actividades o cosas de tu vida pueden trasladarse de un cuadrante a otro sin darte cuenta.

¿Cuál crees que sea el cuadrante más importante?

Todos los cuadrantes son importantes, pues incluso el ocio es una actividad que nos permite desestresarnos, sin embargo, sin duda el que llama de inmediato nuestra atención es el cuadrante de “LO URGENTE E IMPORTANTE” puesto que se corren riesgos y se juegan cosas que pueden afectarnos directamente como la salud, la pareja o el trabajo.

¿Pero por qué están ciertas cosas en ese cuadrante?, ¿Cómo llegaron ahí?

¿Qué cuadrante te proporciona mayor satisfacción y cuál más estrés?

Creo que estamos de acuerdo en que el cuadrante que a largo plazo te da mas felicidades y satisfacción es el de “IMPORTANTE Y NO URGENTE“, pues no hay nada como terminar esa tesis y titularse, tener la suficiente atención con nuestros hijos, pasar un aniversario genial, concretar ese proyecto en tu trabajo y ser ascendido, terminar de pagar tu propia casa. A diferencia de las breves satisfacciones que produce “NI IMPORTANTE, NI URGENTE” este cuadrante que coloree con verde es duradero y profundamente significativo.

Ahora, ¿Por qué pasas la mayor parte de tu tiempo y en aquél cuadrante rojo?, ¡Claro yo sé que no puede esperar! ¡Urge! ¡Peligra tu chamba, tu relación, el cliente! ¡Hay que entregarlo ya! es imposible deshacerse o ignorar este pinche cuadro rojo.

Quizás si analizamos como es que llegan las cosas del cuadro verde al rojo, podamos evitarnos muchísimo estrés. ¿No sería sencillamente mas lindo dedicarle más tiempo al cuadro que nos produce más satisfacciones?

Haz la prueba, traza en una hoja todas las cosas que son IMPORTANTES, URGENTES, NO IMPORTANTES y NO URGENTES y analiza dónde estas parado, prevé que aquellas cosas que son importantes para ti, planifica antes de que se vuelvan “rojas” en tu vida.

Ese es el punto de este artículo. ¡Vaya que sí ya leíste hasta aquí tienes un gran mérito!

Generar Crisis

Mayra sostenía en aquella conferencia, que ella constantemente generaba crisis en su empresa, pero no como algo que se diera por procastinación, sino algo que ella generaba porque sabía que de esa manera, la empresa y sus empleados estarían presionados a “hacer que las cosas sucedan”.

No importaba que en realidad las cosas fueran bien, siempre podría “inventar” algo, respecto a la compañía, a las ventas, para que todo mundo le echara más ganas. Y resultaba.

En realidad muchas personas viven su vida con una tranquilidad inquietante para otros, ya que permiten que el cuadro azul de “NI IMPORTANTE, NI URGENTE” domine sus vidas, mientras que poco a poco el resto de los cuadros crecen y se llenan de problemas. Es entonces cuando reaccionan, cuando es tarde o a punto de serlo y actúan como verdaderos héroes para salvar el día.

Algunas personas requieren de eso, de generarse a sí mismo la urgencia y la importancia para “hacer lo que tienen que hacer”. Sólo cuando se convierte en crisis es cuando algo en su actitud hace que le tomen importancia.

Así trabaja aquella empresa. Todos los días se generaba una nueva crisis, sus empleados la atendían y trabajan el doble para ir mejor, para salir de una crisis y entrar en otra.

En principio mientras la idea si resulta, mientras se alcanzan las expectativas de su dueño parece una solución muy buena. Quizás algunas personas lo apliquen con su pareja cuando las cosas están mal, con su familia, con sus hijos, quizás introducen algún tipo de presión en aquellas personas para que estas despierten y se logren los resultados correctos.

“Esta vez me voy de la casa” – grita la esposa para que él haga todo lo posible porque no.

“Sí repruebas otra vez, se acabaron todos tus privilegios” – amenaza el padre.

“Fulanito, necesito que el reporte de ventas esté listo, es urgente, podría costarnos la chamba” – presiona el supervisor.

“Pues se va directito al corralón, ¿o cómo le hacemos?” – mientras mete las manos en su bolsillo el oficial

Pero…

Desde  mi perspectiva todo esto no implica más que una solución temporal, sí bien generar una crisis resuelve un problema que “no tenías”, estoy seguro de que nadie, ningún ser humano tiene la tolerancia para vivir en crisis toda su vida. No es sano.

Imagínate el estrés constante que viven los empleados de esa empresa, más al cumplir los objetivos y estos no ser suficientes al no haber ninguna recompensa y aunque la hubiese, no hay recompensa más grande que la “tranquilidad”.

¿Qué pretenden aquellos padres, parejas, empleadores? al presionar para obtener resultados. ¡Sí claro funciona!, ¿pero por cuáo tiempo?, no puede tenerse ningún aprendizaje significativo mientras alguien trabaje bajo presión, lo único que se obtiene es algo llamado “trauma”.

¿Cuánto tiempo podrías tolerar tu?

Lo mejor que puedes hacer, es dedicarle más y más tiempo al cuadrante verde de “LO IMPORTANTE Y NO URGENTE“, en la medida de lo posible, tendrás más y más satisfacciones cuando logres concretar esos proyectos antes de que llegarán a ser URGENTES, aprenderás a dedicarle el tiempo a tu pareja, a tus hijos, a tu persona antes de que sea muy tarde.

Estoy seguro de que tienes la capacidad y una paciencia estoica para enfrentarte a las crisis de tu vida, te has puesto a pensar ¿cuántas de esas crisis te las ganaste de gratis por dejarlas pasar?.

Como su nombre lo indica, el cuadro verde, el del “Liderazgo” implica generar las habilidades para prevenir y planificar. Incluso sí tú no eres el generador de crisis, sí tu eres el empleado de dicha patrona antes mencionada, siempre puedes proponer y tener actitudes de liderazgo que te conduzcan a sobresalir o prever sí por tu salud te convienen otros aires.

Reconozco que a veces resulta e incluso puede ser terapéutico para muchas personas generarse una crisis para resolver las cosas. Pero no es sano, no aprenden nada. Lo único que conlleva es a volverse adicto a presionarse uno mismo.

Think about it.
Y leé “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

2 comentarios en “Generar crisis.”

  1. Generar crisis…. puede ser que el principio funcione, dado que es propio del ser humano, mejor dicho, del mexicano, postergar las cosas al borde de lo seguro y lo caotico. Sin embargo, si fueramos realmente concientes de nuestras repsonsabilidades y compromisos, y como estas influyen en nuestra calidad de vida, sabriamos que no necesitamos un factor externo que nos presione a actuar para que las cosas salgan bien. No habria esta salida alterna de “pues no salio perfecto, pero dadas las condiciones es lo mejor que pude hacer” Es una careta de la mediocridad y de la negacion del control de la propia vida. A fin de cuentas, el principio d egenerar crisis, es eficaz, pero no eficiente.

Deja un comentario