De países y conquistas

Soy un país no gobernado, con conflictos y luchas internas, pero más importante; un país con un objetivo encontrado.

Un lugar dónde se busca hacer las cosas de otro modo, dónde con paz y amor quiero contigo compartirlo todo.

Entiendo que muchos otros quisieran invadirte y yo sin ejércitos vine a conquistarte. A decirte que esto no se trata sólo de geografía, sino de historia, cuyas páginas con tu permiso comenzarían.

Mis intereses están puestos en ti querido país vecino. Estoy listo para exportar mis besos e importar tu cariño, ansioso de firmar tratados y compartir los recursos, aquellos hechos de  risas, alegrías, romances y pasiones pues quiero darles el mejor de los usos.

Y aunque se me oponga el orgullo, en mi país todas las armas rendiría sin pensarlo al paso tuyo. Eres dueña de todos mis ríos y llanuras, pues estoy seguro que en una mirada cesarías las guerras y amarguras.

Borra, te ruego y con urgencia  toda frontera y trae tu ternura para mezclarnos, que sólo nuestra lengua se hable en la tierra entera y se cante un himno de amor al amarnos.

 

~

Una mujer es como un país vecino,
el cuál puedes conquistar
pero nunca convertirte en su dictador.

Con una mujer se luchan batallas,
pero nunca se le invade.

 

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

Una respuesta a “De países y conquistas”

Deja un comentario