Un café que quita el sueño.

Dián entró como todas las tardes a la cafetería de Sebastián su mejor amigo. Lo saludó con una placida sonrisa y ordenó café sentándose en su mesa favorita, la que daba justo frente al mar, extendió el periódico y se dispuso a disfrutar del atardecer.

Sebastián se acerco trayendo consigo café, se sentó a la mesa y curioso preguntó acerca de la chica con la que Dián se había acompañado la noche anterior y que le había presentado, la misma de la que se habían pasado hablando tardes enteras hasta ocultarse el Sol, la misma que había resultado ser la chica de sus sueños, la que estuvo en su pasado y Dián nunca pudo olvidar.

Mientras Sebastián hablaba de la alegría que le daba saber que por fin su mejor amigo había encontrado a la chica adecuada, Dián guardo un incómodo silencio, al principio creyó que sólo se trataba de una broma pero no tardo demasiado en darse cuenta que el interés en sus preguntas y la charla era serio, de que en realidad anoche él había estado allí, en esa misma mesa con Sebastián y con “ella” y no había sido nuevamente un sueño.

Dián se levantó de un salto de la mesa, tartamudeó apenas unas palabras y se alejó velozmente del lugar en busca de ella; un amor de un sueño que aquella tarde; resultó ser su realidad.

Sebastián sonrió y lo observó salir corriendo torpemente de la cafetería. Lo entendía.

→ Siguiente “Un café que quita el sueño 2”

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

3 comentarios en “Un café que quita el sueño.”

  1. Me encanto, no pude evitar imaginar la cafetería, los rostros de Dían y Sebastián y hasta sentir esa necesidad de ir a buscar a su amor… 😀

Deja un comentario