Eternidad

Nuestros sentimientos de amor transforman al tiempo y lo manipula a nuestro antojo, porque sentimos que podemos. “El amor es eso efímero pero eterno.” Eterno en concepto, efímero en lo que se va sintiendo, me refiero a que mientras se tiene el sentimeinto: es real y es verdadero sin importar cuán imposible parezca.

Que el sentimiento cambie con el tiempo no significa que el tiempo cambie, ni que se acorte ni se alargue, sólo cambia la percepción, de eso no hay duda. Aunque hay cosas que serán siempre eternas, sólo nuestra imaginación puede superar a todas ellas. Porque ni las montañas, ni el Sol, ni las estrellas lo son para siempre. Como humanos jamás vamos a entender el concepto de eternidad por completo, pues no somos más que un instante en la inmensidad de los eones, somos efímeros ante el universo.

Por eso jugamos con  el tiempo, jugamos a comprenderlo, jugamos a sentirlo hasta que lo vivimos y entonces entendemos que el amor es tiempo.  Al pasarlo con alguien, dedicarse, escribirle, recordarle y viajar hasta encontrarse. Vale la pena sentir, jugar, prometer con el tiempo, porque no es nuestro, no es de nadie, en cambio el amor…

El amor es sólo nuestro y eterno en su manera de sentirse, podemos prometernos sabiendo que es un juego hacerlo, nada se pierde, pero mucho se gana. Se gana una ilusión, una sonrisa, una calma, la estadía, la promesa de que el tiempo no importa sino quienes están juntos siempre, por siempre.

Te prometo una eternidad, sabiendo que nada es eterno; ni el Sol ni las estrellas, sabiendo que el tiempo es una simetría relativa a este universo, sabiendo que no es palpable ni medible más que por la sensación de poseerlo en el tictac de un reloj y pues yo, poseo uno.

Un reloj en el pecho con un tictac relativo a la distancia en que te encuentres. Lento hastío cuando estás lejos, ansiedad intensa por verte. Centímetros igual a segundos, kilómetros igual a una nostalgia de muerte. Un reloj mío que en vez de engranes tiene recuerdos y en cuyos sentimientos todo, absolutamente todo me parece eterno.

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

4 comentarios en “Eternidad”

Deja un comentario