Oración de un vagabundo.

Dios, esta noche te devuelvo mi alma
y entrego mi cuerpo a la tierra de donde vino.

He sembrado agradecimiento en mi camino
y me voy ligero con mi faz en calma.

Voy cumpliendo con la empresa encomendada,
sin prisas, ni carga extra que entorpezca mi labor.

Cumpliendo día a día sin duda ni temor,
para sentir y dar amor sin esperar nada.

Te agradezco poner tierra o arena bajo mis pies,
que me permitas un destino y no me dejes caer.

Te agradezco el agua del cielo que limpia mi piel,
y la suave brisa esta noche que abraza mi ser.

Parto entonces al sueño prometido,
cobijado por un techo de estrellas y la certeza de una misión.

Parto entonces al reparo merecido,
con la humilde espera de merecer ver el Sol.

 

 

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

2 comentarios en “Oración de un vagabundo.”

  1. Hoy aterrizó un astronauta, el cual soñaba conquistar la Luna, pero comprendió que para conquistar lo que quería tenía que emprender una misión mucho más importante, en la cual no necesitaba ni traje ni casco, tan solo caminar con los pies desnudos por la arena para sentir el contacto con la naturaleza y así comenzar la expedición al centro de su ser, de su alma, así desnudo tal cual como nacemos libres de ropas y de miedos para encontrar su destino y escuchar su corazón 🙂 T.Q.M

Deja un comentario