Yo nomás.

Estaba pensando —¡Hay tantas palabras bonitas!—, tantas cosas que uno puede escribirse y decirse para tratar de expresar los queridos sentimientos por el ser añorado.

De los poemas que se forman de dichas palabras, bien pude encontrar la descripción casi perfecta de tus labios y de sus minúsculos y sensuales pliegues, del brillo cristalino de esos ladrones que tienes por ojos y de las cascadas que forman tus cabellos. Tantas cosas bonitas que se han inventado o ha de inventarse uno cuando se está enamorado. A uno le invade tal alegría que además de buscar significados de palabras en el diccionario, se sorprende fácilmente de cualquier maravilla que hasta colores nuevos percibe en el mundo.

Entre las oraciones por llamar tu atención, las miradas sensuales que provocan que tu piel desee mi tacto, las palabras al oído que te han de poner chinita, del jugueteo de la lengua entre mis labios y de los mensajes que te escribo a diario sugiriéndote cosas. Déjame decirte sin tanta palabrería: Te quiero.

Ahí nomás.

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

Deja un comentario