Los muertos y los vivos, calaverita

Buenas noches tengan ustedes.
Permítanme presentarme.
Soy el azote de hombres,
el terror de las mujeres.

Pueden llamarme muerte,
y por favor, no traten de evitarme.
Aunque para vernos no llevo apuro
(ya saben) voy lento, pero seguro.

Les hablo en rima como es tradición
Así es más fácil la charla,
así que conservemos la calma;
no se me mueran de la impresión.

No vengo por ninguno,
pierdan por favor cuidado.
Pues yo no recojo basura,
no soy de nadie su empleado.

Verán, no hay porque de llevarlos,
son ustedes quienes se van solos
ténganlo presente y bien grabado
y ya no estén… llorando.

Yo no hice la guerra,
ni las enfermedades.
Tampoco controlo políticos
de pocas facultades.

Es decir, no me culpen
de verdad, no soy el responsable.
Ni creo terremotos, tsunamis
o ninguna clase de calamidades.

Queda aclarado, eso espero
y si aún buscan a quien culpar,
hagan favor de girarse al espejo
ahí al responsable han de encontrar.

Estás cuartillas les dedico
ustedes humanos a quienes digo,
si han de temer, temeos entre los vivos,
que los muertos nada os vamos a hacer.

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

Deja un comentario