Hábitos

Asumo que todos conocemos la idea general sobre lo que es un “hábito“; algo que viene implícito en la personalidad de las personas y que se nos enseñó desde pequeños, algo que se aprendió hacer por repetición y que sin entenderlo e incluso sin percatarnos de ello forma parte de nuestras actividades diarias.

Aunque todos entendemos lo que es un hábito, continuamos haciendo cosas que sencillamente no son buenas para nosotros ¡y lo sabemos! Nos lo recriminamos y queremos cambiar, pero no hacemos nada al respecto o quizás lo intentamos pero al no lograrlo y no obtener los resultados que deseamos, nos frustramos y abandonamos.

¿A cuántos nos ha pasado? —levanten la mano—.

El tema es muy extenso, así que me enfocaré puntualmente a explicarte en qué cosiste un hábito y cómo crearlo para lograr tus metas.

Existen rasgos de tu personalidad que no controlas, sencillamente forman parte de ti. Desde la mano con la que escribes, la forma en la que sujetas el vaso mientras bebes, el orden en que colocas los cubiertos sobre la mesa, la manera de acomodar tu ropa, tus colores favoritos, tus ticks , tus muletillas al hablar, etc.

Aunque estos parezcan rasgos característicos de tu personalidad, en realidad fueron formados por simple repetición y quedaron registrados en  tu inconsciente, hasta llegar al punto en el que formo parte de ti.

Es mentira cuando las personas dicen que hay algo que no pueden cambiar, sencillamente carecen de la voluntad de hacerlo, pues cambiar un hábito es tan sencillo como repetirlo constantemente.

Programación Neuro Lingüistuca

El principio básico de la PNL es usar el poder de la mente tal y como si se tratara de una computadora, usando el lenguaje apropiado. La mente es mucho más grande, poderosa y creativa de lo que tú imaginas, si le pides que haga algo —lo que sea— esta buscará la manera de obtenerlo.

Tu propia mente es un gran aliado para lograr tus metas. Piensa en ella como en otra persona, tu mente tiene personalidad y decisiones propias ajenas a ti, aprende a trabajar en equipo con ella y aprende a comunicarte de una forma en que funcione para ambos.

Usar adecuadamente la PNL es fundamental para lograr tus metas.

Cuando desees algo evita hablar de forma negativa. Por ejemplo, si te molesta el tráfico; el simple hecho de pensar “odio el tráfico”, envía un mensaje a tu compañera —la mente— con dos palabras importantes “odio” y “tráfico”, ambas negativas. Tu mente no se detendrá a analizar que quisiste decir, simplemente como genio de una lámpara buscará la manera que eso sea lo que obtengas.

Una mejor manera de expresar tus deseos sería: “me gustaría llegar muy pronto a casa”. Así, se registrarán dichas palabras como  instrucciones  y la próxima vez que vayas a casa, casi de forma casi mágica recordarás una mejor ruta o quizás salgas más temprano. Es decir, tu mente habrá buscado la forma de darte exactamente aquello que pediste.

El Contrato

Escribe tus metas. Tal y como anotas las fechas importantes en tu celular o en un post-it algo que necesitas recordar. Escribir con pluma y papel tus deseos es fundamental, al hacerlo, tu cerebro registra los deseos con mucha mayor importancia debido a los procesos neuronales que requiere la escritura.

Ten tu contrato siempre a la vista. De ser necesario pega post-its en todas partes que digan “50 abdominales al día me ayudan a adelgazar” evita escribir simplemente “haz ejercicio”.

El plantear de forma cuantificable las metas será de gran utilidad para dar un seguimiento real y medible de como estás trabajando, darte fuerza y orgullo al alcanzarlas o bien, llamar tu atención cuando reconozcas que estas flaqueando en tus esfuerzos. Todo lo que escribas hazlo de forma cuantificable y medible, no seas ambiguo —te explico abajo—.

Cuantificar

Todos imaginamos ganar la lotería alguna vez, ¿no es así? y ¿cuánto imaginamos ganar? Es decir, si yo te hiciera la siguiente pregunta:

¿Cuánto dinero quieres tener?

—Piénsalo—.

¿Cuál fue tu respuesta?

La respuesta de la gran mayoría de las personas es: mucho.

“Mucho” es ambiguo, no refleja una cantidad real, mucho es relativo y no significa lo mismo para un hombre que se considere pobre que para uno que se considere rico.

Con mucho dinero no se definen metas reales, se crean sueños que quizás nos desvíen del objetivo real. Cuando pienses en cuánto dinero deseas tener al final de año o cuánto dinero deseas ganar en tu próximo empleo, escríbelo con todos sus dígitos y claro, hazlo cuantificable y realizable.

Lo mismo para aquellas personas —como yo— que cuando les preguntan sobre el sabor, contestan: “el que sea…” Están creando el hábito de no tener elección y aunque puede que sea cómodo que elijan por nosotros, ojalá no se pregunten después porque les va así en la vida sí, ellos argumentan que no deseaban eso, ¿qué hicieron para merecerlo?.

Puntualidad

¿Por qué llegamos tarde al trabajo?. No importa cuál sea la razón, si existen construcciones en tu camino, si el tren se detuvo, si hubo una manifestación en Reforma, todas esas razones serán validas para ti pero no para tu jefe, cita, entrevista o lo que sea. Tarde o temprano se cansarán de dichas excusas y debes tomar en ti la responsabilidad de hacer algo más para solucionarlo.

¿Cómo solucionar una manifestación en plena avenida? bueno eso no es sencillo, pero podrías cambiar de tu modo de pensar pasivo, eso que te dice que el mundo conspira en tu contra y que el destino quiere que nunca llegues a tiempo. Puedes ser proactivo y tomar elecciones que quizás afecten tus planes, piensa y mantente informado antes de salir de casa para planificar una mejor ruta, para levantarte más temprano. ¿Es un sacrificio? No. Eso es tomar el control sobre el mundo y no que el mundo tome control sobre de ti.

Incluso levantarse temprano puede ser una buena meta para nuestras metas respecto a este tema y crear el hábito de levantarse a determinada hora.

Esta frase es muy buena:

La puntualidad no es cuestión de distancia, sino de hábitos.

Catalizador

Algunas personas necesitamos de algo que nos motive a hacer las cosas, en sí,  deberíamos ser capaces de realizar aquello que nos proponemos sin incentivos, pero si los necesitamos —bueno— podemos usarlos a nuestro favor. Conócete, no hay una forma para que yo sepa qué es lo que te motiva, pero todos tenemos algo.

Averigua qué es aquello que te funciona como catalizador, aquello que te empodera lo suficiente para sobrepasar tu flojera, tu miedo, tus paradigmas. Haz memoria, reflexiona, no hay otra manera.

En mi caso, el catalizador es el miedo, es decir, cuando yo experimento miedo en vez de asustarme y retroceder, el miedo me recuerda que hay algo que está mal, algo que necesito solucionar. Cuando siento miedo, eso me anima a saber que estoy tocando los límites de mi valor y que necesito expandirlos y atreverme.

Sentir miedo es sólo una alerta que me indica el momento en que debo de actuar.

Quizás en algunos casos, el catalizador sea pensar en la familia, la salud, sea pensar en alguien, quizás sea imaginar cómo serían las cosas sí se atrevieran y se tuviera el valor de luchar por las metas.

Una vez que sepas incentivarte, actuar y estarás casi del otro lado.

Empoderamiento

Cuando uno cumple una meta, siente esa satisfacción momentánea llamada éxito. Ya has logrado alcanzar la cumbre de muchos éxitos, estoy seguro, ¿cómo te sentiste en ese instante?, ¿recuerdas cuándo te graduaste?, ¿cuándo besaste y fuiste correspondido?, ¿recuerdas cuándo te contrataron?, ¿cuándo te dijo que sí?, ¿cuándo metió gol la selección?

¿Genial no?, nos sentimos dioses, gritamos y la adrenalina corre por nuestras venas, de ser posible iríamos al estadio y meteríamos nosotros mismos tres goles más, besaríamos y abrazaríamos, volveríamos a hacer ese examen para sacar aún mejor calificación.

Ese es el instante en que todo es posible y a ese sentimiento se le llama empoderamiento. Pero sucede que esa euforia va disminuyendo gradualmente hasta volver al estado habitual o bueno, al que nos acostumbramos a vivir.

¿Qué pasa que ya no festejas más tu graduación?. Si ya paso pero no deja de ser una meta lograda, no deja de ser algo majestuoso, pero perdiste esa sensación, ¿no sería genial vivir todo el tiempo en dicho estado de euforia?

Busca conquistar metas, busca sentirte bien por algo que hiciste, poco a poco, comienza a despegar con pequeñas cosas, plantea y cuantifica tus metas, se inteligente y ponlas en un orden ascendente, de esta forma, al alcanzar una te sentirás tan bien que alcanzar la próxima no será tan difícil, acelérate, conquista y empodérate.

Creando hábitos

  1. Piensa profundamente tus metas, se generoso y honesto.
  2. Confía en ti mismo y haz equipo con tu mente.
  3. Escribe tus metas en un contrato y firmarlo, recuerda que dichas metas deben ser medibles para llevar una clara imagen de tus avances y no olvides poner plazo de tiempo para conseguirlo.
  4. Pon recordatorios en todos los lugares posibles, que sea lo primero que veas al levantarte y lo último al acostarte. (Si tu meta es un auto, pon un póster del auto)
  5. El hábito es la repetición, hazlo una y otra vez y no pares hasta que forme parte de ti.
  6. Busca aquello que te incentive a lograrlo y una vez que alcances metas, no te detengas.

Para que un hábito quede grabado en ti de forma permanente, debes realizarlo por lo menos durante 60 días consecutivos.

No te deseo suerte, deseo que des lo mejor de ti.

Eirán

Camino a convertirme en el hombre que quiero ser. Asertivo, apasionado y perseverante. En busca del equilibrio entre razón y emoción. Astronauta y emprendedor.

16 comentarios en “Hábitos”

  1. En efecto mi querido Watson jeje, creamos hábitos que ni en cuenta que los tenemos, pero cuando vemos los resultados es donde consideramos que hay un complot en contra nuestra, eso es mejor que aceptar que realmente estamos haciendo las cosas mal, hay reprogramarse y crear hábitos que generen los resultados que deseamos.

  2. Me encató el tema, somos mucho más de lo que percibimos, sólo construyendo nuestros sueños desde dentro, los veremos proyectados en el exterior, y si no te gustó lo cambias y si ya quieres otra cosa, lo cambias, muy padre tema, muy bien planteado y muy fácil de entender…

  3. Me encantó el tema!! Yo sí he logrado muchas cosas cambiando hábitos..!! A mi no me gustaba como era yo con el resto de la gente, y un dia pense y sabia q estaba mal: yO. entonces decidi tener mas amigos, ser mas social, cambiar habitos MALOS para mi. y asi fue. eso me motivo y supe que si logre hacer eso puedo lograr hacer Mas.. Muy buen tema 😉

  4. Me fascino tu tema a platica en forma de lectura jaja. Me gustaría un día poder platicar contigo, creo que eres una persona muy positiva y emprendedora y me ayudaría mucho
    saludos.
    =))

  5. Me gusto mucho este tema, ya que en el nos damos cuenta que podemos ser quien nosotros queremos ser es como la ley de la atraccion.
    Por otra parte me gusto como nos podemos autodescubrir a nosotros mismos. SALUDOS.

  6. Creo, que la forma en que desarrollastes este tema dice mucho de ti, eres una persona muy positiva, hojala yo fuera asi pero are lo posible por seguir tus recomendaciones para ser una perosna emprendedora,

    gracias me distes una gran ayudadita

    1. Alejandro, qué te parece si empiezas por escribir correctamente?
      A continuación de enlisto las palabras incorrectas:
      – desarrollastes (desarrollaste)
      – hojala (ojalá)
      – are (haré)
      – distes (diste)
      Espero te ayuden mis observaciones. Buen día!

  7. Hola me parecio muy interesante y de mucha ayuda, buenos habitos para aplicar en nuestra vida diaria y lograr nuestras metas. Me parecio excelente en la forma en que lo expones, claro y con mucha positividad
    felicidades.

  8. Hola! Muy buen tema, bien desarrollado, aunque con algunas faltas de ortografía y puntuación, pero lo que es totalmente inadmisible es usar un lenguaje tan coloquial en artículos que leen millones de personas que pretenden aprender de ellos. En la frase:
    “…quizás sea imaginar cómo serían las cosas si se atrevieran y tuvieran los huevos de luchar por las metas.”
    Escribir HUEVOS, en lugar de VALOR, FUERZA, VOLUNTAD, evidencia la falta de vocabulario, cultura y criterio al escribir. Qué pena!

    1. María.

      Antes que nada le doy las gracias por pasarse por mi blog (eon.mx) y permitirse leer enteras mis notas. No hay manera de justificar mis faltas, ni de ortografía, ni como adecuadamente comenta sobre el lenguaje innecesario que utilizo, es verdad. Año con año —creo— voy mejorando un poco más y si bien mi objetivo no es guiar a nadie, ni ser poseedor de ningún valor moral, si lo es escribir todo lo que me atraviesa por la cabeza, ya sea que lo haya escrito ayer o hace 10 años, igual lo traslado al ordenador y punto.

      Revisé y releí el artículo en el que comenta y corregí hasta donde pude (sin corrector ortográfico), digo hasta donde pude porque aún no soy perfecto —ni aspiro— pero me esfuerzo y créame que tomo muy en cuenta sus palabras y las agradezco. Pero más allá de las indicaciones —correctas, repito— le agradezco el tiempo en el que pasó leyendo.

      De lo que no me disculpo es de mi criterio, verá, es mío y es el único que tengo; está aún un poco blando, pero le juro que está hambriento y sea cuál sea su condición lo defiendo a capa, pluma y espada porque sin él no me quedaría nada. Quizás seguiré utilizando algún lenguaje soez en el futuro cercano, pero no dude que estaré pensando en usted.

      Gracias.

      — @eiran

  9. Me encanto esta tema porque es un gran manera de proponerte cosas y poder cumplirlas a tu alcance y si deceas cambiarlas lo hacer y cada vez mejor para llegar cada vez mas lejor y tener lo que tu quieras con metas cumplidas y en verdad es una muy buena forma de que tus sueños se te agan realidad.

  10. este tema si deja mucha reflexión sobre nuestros hábitos,claro que solo es nuestra voluntad si queremos cambiar algo negativo

Deja un comentario